"EN ARGENTINA, EN LA CIUDAD DE SANTIAGO DEL ESTERO SE APROXIMAN LAS ELECCIONES Y APARECE EN LA ARENA POLÍTICA, UN CANDIDATO CON MUCHA HONESTIDAD Y CAPACIDAD. EL ES ÁNGEL NICCOLAI, UN HOMBRE DIFERENTE, UN AUTENTICO REPRESENTANTE DE LA GENTE"

martes, 2 de octubre de 2012

ARGENTINA - Justicia argentina dicta cadena perpetua a seis exmilitares de la dictadura


ARGENTINA - Justicia argentina dicta cadena perpetua a seis exmilitares de la dictadura
LATIN Diario Digital - Por los delitos de “homicidios calificados”,“privaciones ilegales de la libertad” y “tormentos a perseguidos políticos” fueron condenados a cadena perpetua seis exmilitares argentinos. La justicia de ese país evocó las prisiones domiciliarias de las que se beneficiaban varios de los represores.
Seis exmilitares que cometieron delitos de lesa humanidad durante la última dictadura argentina (1976-1983) fueron condenados por la justicia de ese país suramericano a cumplir la pena de cadena perpetua.
La sentencia fue emitida por el Tribunal Oral Federal de Mar del Plata cuyos jueces, Alfredo Ruiz Paz, Lidia Soto, Elvio Osores Soler y Daniel Cisneros hallaron culpables a los exuniformados por los crímenes de “homicidios calificados”, “privaciones ilegales de la libertad” y “tormentos a perseguidos políticos”.
“Alfredo Manuel Arrillaga, Leandro Edgar Marquiegui, Eduardo Jorge Blanco, Jorge Luis Toccalino, Ernesto Alejandro Agustoni y José Carmen Beccio son condenados por los delitos cometidos contra 85 personas durante el régimen militar”, dictó la sentencia.
Según la información ofrecida a los medios por el tribunal, los crímenes se cometieron en la Comisaría Cuarta de Mar del Plata (400 kilómetros al sur de Buenos Aires), en el centro clandestino conocido como "La Cueva" que funcionó en el exradar de la Base Aérea de Mar del Plata.
Agustoni, jefe de la base aérea donde funcionó “La Cueva”, y Beccio, su mano derecha, fueron acusados por la Fiscalía de autorizar “vuelos de la muerte” desde allí.
Este mecanismo consistía en quitarle la vida a los opositores del régimen lanzándolos al mar desde mientras aún estaban vivos.
Por estos crímenes dictatoriales, los jueces impusieron además condenas de 25 años de prisión para Fortunato Valentín Rezett, 12 para Ernesto Orosco, siete para Héctor Francisco Bicarelli, cinco para Héctor Carlos Cerutti, Mario Jorge Larrea y Nicolás Miguel Cafarello, mientras que resultaron absueltos Aldo José Sagasti y Marcelino Blaustein.
El secretario de Derechos Humanos de Argentina, Martín Fresneda, señaló que "las privaciones ilegales de la libertad no reparan el dolor con este tipo de penas", tras la lectura del veredicto en Mar del Plata.
"Hay penas irrisorias y por eso vamos interponer un recurso en Casación" dijo a la agencia estatal Télam sobre la condena a Cafarello, el primer militante civil de la Concentración Nacional Universitaria en ser juzgado.
El tribunal revocó las prisiones domiciliarias de las que se beneficiaban varios de los represores, entre ellos los seis condenados a cadena perpetua, y dispuso su traslado a establecimientos dependientes del Servicio Penitenciario Federal.
La condena se emite a sólo dos semanas de que un tribunal de la provincia argentina de Catamarca (norte) condenara a los exmilitares Carlos Alberto Lucena y Juan Daniel Rauzzino a 16 y diez años de prisión, respectivamente, por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura militar.
Los juicios contra los responsables de crímenes contra la Humanidad durante la última dictadura militar en el país se reiniciaron en 2007, tras la promulgación en 2003 por parte del entonces presidente Néstor Kirchner de una ley que declaró la nulidad de las leyes de Punto Final y Obediencia debida, que impedían los juicios contra los culpables de dichos delitos.
Alrededor de 30 mil personas desaparecieron durante la última dictadura argentina, según los datos facilitados por el Ejecutivo y las Madres de la Plaza de Mayo.

CHILE - Nueva huelga de hambre mapuche en una segunda cárcel chilena
LATIN Diario Digital - Cinco indígenas mapuches anunciaron el inicio de la huelga, como reacción ante la nula respuesta de Gendarmería a la exigencia de sus derechos. Piden ser trasladados a la cárcel de Angol, por ser éste el lugar de reclusión más cercano a sus hogares
La situación de los presos mapuches en cárceles de la Araucanía chilena amaneció este martes con un nuevo ingrediente, luego que cinco comuneros recluidos en la cárcel de Temuco, iniciaran una huelga de hambre indefinida para exigir el traslado a la cárcel de Angol, en solidaridad con los cuatro comuneros que se encuentran en ayuno en esta última.
Mediante un comunicado, los reos Leonardo Quijon Pereira, Luís Marileo Cariqueo, Fernando Millacheo Marin, Guido Bahamondes y Cristian Levinao Melinao; se identificaron como prisioneros del Gobierno, argumentando que fueron detenidos por “causas de carácter político y no delictivo”.
Insisten que son luchadores sociales de la comunidades mapuches que batallan por la recuperación de territorios considerados ancestrales, que "han sido arrebatados y sobreexplotados por parte de los empresarios más ricos del país".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada